fbpx

La fatiga visual y la presbicia (o vista cansada) son alteraciones oculares que pueden provocar una dificultad en la visión. Pero, aunque pueden parecer conceptos similares, no son lo mismo.

Presbicia o vista cansada

La presbicia o vista cansada es el proceso de envejecimiento natural del cristalino y de las estructuras encargadas del enfoque del ojo, lo cual nos impide enfocar a distancia cercana e intermedia a partir de los 40-45 años.

La presbicia, si no se corrige adecuadamente, puede provocar síntomas como:

  • Picor.
  • Enrojecimiento.
  • Escozor y pesadez ocular.
  • Molestias en la zona de los ojos.
  • Dolor de cabeza.
  • Fatiga visual.

La corrección de la presbicia se puede realizar con gafas o lentes de contacto. También se puede recurrir al tratamiento de la presbicia a través de la técnica láser o a través del implante de lentes intraoculares.

Fatiga visual o fatiga ocular

La fatiga visual es el proceso de cansancio ocular derivado de ejercitar durante muchas horas la vista, aunque esta esté en perfectas condiciones. Es decir, cuando se realizan tareas que requieren de un enfoque constante, en las que el ojo parpadea menos y se reseca, se producen los síntomas de fatiga visual. Puede aparecer a cualquier edad, no como la vista cansada, que es un proceso que se inicia a partir de la cuarta década de la vida.

Las molestias en los ojos, el dolor de cabeza y la visión borrosa pueden ser también indicios de este problema ocular. Sin embargo, aunque sus síntomas pueden ser similares no hay que confundir la fatiga visual y la presbicia.

La presbicia es un proceso natural de envejecimiento y, si no se aplica tratamiento, es irreversible. La fatiga visual, sin embargo, se trata de una reacción puntual y reversible, con mayor o menor intensidad, a un sobreesfuerzo ocular prolongado. Por tanto, en este caso, tanto el dolor de cabeza como el resto de síntomas aparecen como consecuencia de haber estado enfocando la vista durante mucho tiempo. Suele ir también acompañada por dolor de espalda, cuello u hombros, problemas para enfocar, fotosensibilidad o espasmos en los párpados.

Causas de la fatiga visual

Una de las causas más frecuentes de fatiga ocular es el uso abusivo de las pantallas (Síndrome Visual Informático).

Sin embargo, el uso de pantallas no es la única causa de la fatiga visual. Todas aquellas prácticas que impliquen un sobreesfuerzo prolongado de la visión pueden contribuir a su aparición. Como, por ejemplo, leer, coser, conducir o ver la televisión durante demasiado tiempo, realizar tareas de precisión visual en malas condiciones de iluminación, etc.

El consumo de algunos medicamentos también podría propiciar el desarrollo de este problema ocular, así como algunos factores ambientales como el calor excesivo, el aire directo, los ambientes con mucho polvo o humo. Además, pueden influir en su aparición otros problemas oculares, como los defectos refractivos no corregidos (entre los que se incluye la presbicia), el síndrome del ojo seco o problemas anatómicos como en entropión, el ectropión o la obstrucción de las vías lagrimales.

Consejos para prevenir el Síndrome Visual Informático

Cuando la causa de la fatiga visual es el sobreesfuerzo del sistema acomodativo por el abuso de las pantallas se pueden aplicar unos consejos de prevención para evitarla, o disminuir sus efectos:

  • La regla del 20, 20, 20: consiste en apartar la mirada de la pantalla durante 20 segundos, cada 20 minutos, mirando a una distancia de 20 pies (6 metros). Si esto no es posible, es recomendable descansar entre 3 y 5 minutos por cada hora de exposición a las pantallas.
  • Adoptar una postura correcta delante del ordenador y parpadear con frecuencia, para mantener la hidratación ocular.
  • El uso de lágrimas artificiales ayudará a mantener una adecuada lubricación ocular.
  • Utilizar luz indirecta e intentar evitar reflejos de ventanas o de luces de techo en la pantalla del ordenador.
  • Evitar el abuso de smartphones y tabletas fuera del horario laboral.

En cualquier caso, de acuerdo a los especialistas de Oftalmedic Salvà, ante la presencia de síntomas de la fatiga visual y la presbicia, o de cualquier molestia en los ojos, es recomendable acudir al oftalmólogo para someterse a una exploración completa y descartar problemas oculares graves.

Leave a Reply