fbpx

Durante la primavera aumentan las molestias oculares asociadas a las alergias, por lo que es conveniente no usar colirios sin consultar previamente a tu oftalmólogo. En este sentido, debes evitar el autodiagnóstico para combatir síntomas característicos como el picor, irritación, lagrimeo para no poner en riesgo tu salud ocular. En caso de presentar cualquier molestia ocular como las descritas, es importante que sepas que el abuso de colirios  puede provocar afecciones graves.

No todos los colirios sirven para resolver la misma sintomatología ni resultan inocuos para la salud. Por ejemplo, hay colirios formulados específicamente para tratar el enrojecimiento de los ojos. Su función es reducir los pequeños vasos sanguíneos que riegan la parte blanca del ojo (esclerótica). También hay colirios para alergias, que incorporan en su composición un antihistamínico, o colirios para la sequedad ocular.

Precisamente, en esta estación del año, como es la primavera, las personas que padecen alergias deben tomar además ciertas precauciones en el uso de colirios oftalmológicos. Algunas de las medidas recomendadas son llevar gafas de sol, subir las ventanillas del coche, evitar los jardines o lavarse las manos con frecuencia para no arrastrar los alérgenos a los ojos. Esta sencilla medida higiénica resulta útil para eliminar su presencia de la piel a la que se quedan impregnados después de todo el día.

Oftalmedic Salvà te recuerda que los colirios oftalmológicos se diferencian en función de la patología a tratar. Además, deben aplicarse de manera dosificada atendiendo siempre a la prescripción del especialista. El control oftalmológico resulta imprescindible en cualquier caso, aunque los síntomas no revistan a priori de gravedad. El oftalmólogo es quien mejor podrá detectar el alcance del problema ocular y pautar el tipo de tratamiento más adecuado en cada caso.

Leave a Reply