Unidad de retina
Qué es

Oclusiones venosas o arteriales

Son obstrucciones totales o parciales de los vasos sanguíneos de la retina que dificultan el flujo de la sangre a través de ellos. Según la localización de estas obstrucciones, se pueden diferenciar dos tipos: oclusiones en la vena central y oclusiones en la rama venosa, que es la zona donde se cruzan arterias y venas.

En el caso de las oclusiones venosas, el retorno venoso se ve interrumpido y se acaba originando un encharcamiento de la zona retiniana. Este tipo de obstrucción suele deberse a la presencia de un trombo, por lo que cualquier enfermedad que favorezca la formación de trombos puede contribuir a esta patología ocular.

En el caso de las oclusiones arteriales, la principal consecuencia es la falta de riego sanguíneo del tejido de la retina, que deja de recibir un aporte adecuado de nutrientes, especialmente de oxígeno, lo que puede conllevar un infarto (isquemia). Es importante tener en cuenta que, a veces, la obstrucción arterial viene provocada por un trombo que procede de otra parte del organismo.

Leer más

La diabetes, la hipertensión, el colesterol y el consumo de tabaco, así como las enfermedades cardiovasculares que favorezcan la formación de trombos, constituyen los principales factores de riesgo de estos accidentes cardiovasculares.

La oclusión venosa de la retina representa la afección vascular más frecuente que causa pérdida de visión después de la retinopatía diabética. Ocurre en la edad adulta y suele afectar a hombres y mujeres por igual.

SÍNTOMAS

Las obstrucciones venosas y arteriales en la retina provocan una disminución o pérdida visual repentina e indolora. Según la zona de la retina en la que se localizan, esta patología puede cursar asintomática para el paciente. El grado de afectación de la visión dependerá de si se trata de una oclusión venosa o arterial. En este último caso, las obstrucciones provocan un infarto del tejido y, por tanto, una pérdida irreversible. Otro factor determinante es el calibre del vaso obstruido. La alteración visual que puede sufrir el paciente difiere notablemente cuando la obstrucción se localiza en la vena central o en un vaso periférico.

Por último, si la zona central de la retina (la mácula) se ve implicada en esta complicación vascular, la pérdida visual será todavía mayor, aunque se trate de una oclusión arterial o venosa leve. Si bien esta sintomatología es casi imperceptible en una fase muy inicial, en un corto plazo de tiempo puede agravarse y llegar a ser irreversible. Por este motivo, es fundamental identificar y gestionar eventuales complicaciones cuanto antes.

La aparición de estos síntomas debe conducir al paciente a solicitar cita con el especialista en retina a la mayor brevedad posible. La realización de un examen completo le permitirá diagnosticar si existe una obstrucción de arteria o de vena, valorar el alcance del daño en la retina y determinar el tratamiento a seguir.

Tratamiento

En el caso de las oclusiones venosas, el propio organismo actúa creando vasos colaterales para drenar la sangre que no puede fluir con normalidad por el vaso obstruido. Mientras se forman estos vasos, es preciso controlar el encharcamiento de la retina (edema).

Para ello, los avances farmacológicos como las inyecciones intravítreas de fármacos antiangiogénicos o de medicación esteroidea contribuyen a mantener la retina seca y, de este modo, mejorar el pronóstico visual del paciente.

Si estas neoformaciones son las adecuadas, puede que la inflamación desaparezca por sí sola. En los casos en que sea necesario, este tratamiento debe complementarse con la fotocoagulación con láser en las zonas de la retina afectadas. Esta opción terapéutica también ayuda a prevenir aquellas complicaciones retinianas que amenazan seriamente la visión.

En las oclusiones arteriales no hay tratamiento efectivo, sobre todo si se trata de una obstrucción permanente. Normalmente, este tipo de casos reviste de mayor gravedad al producir un infarto del tejido y, sobre todo, si afecta a la zona central de la retina. En algunos casos extremos, será precisa la intervención quirúrgica.

Solo si la obstrucción arterial está provocada por la inflamación del vaso, está indicado el tratamiento con antiinflamatorios.

Cabe recordar que la demora prolongada en el tratamiento puede ocasionar una pérdida irreversible de la visión central.

Otras patologías

DESPRENDIMIENTO DE RETINA
DESPRENDIMIENTO DE VÍTREO
MIOPÍA MAGNA
PATOLOGÍA MÁCULA
RETINOPATÍA DIABÉTICA
RETINOSIS PIGMENTARIA
OCLUSIONES VENOSAS

SUSCRÍBASE
a nuestra newsletter

Para ser el primero en conocer todas las novedades del grupo Oftalmedic Salvà y promociones exclusivas que puedan ser de su interés.