Unidad de retina
Qué es

Desprendimiento de retina

El desprendimiento de retina se produce cuando ésta se separa del tejido al que está adherida (epitelio pigmentario) y que le sirve de soporte, aunque solo sea una porción de toda su extensión. Esta separación puede originar desgarros o agujeros retinianos, a través de los cuales, el gel vítreo va filtrándose progresivamente y puede acabar desprendiendo la retina por completo.

Cuando esto ocurre, el área afectada deja de funcionar correctamente y genera una pérdida de visión brusca. A fin de impedir que el daño sufrido produzca una atrofia de la retina, inflamación ocular crónica, o incluso, cause una severa limitación visual que resulte irreversible, esta afección debe ser considerada como una urgencia médica y su oftalmólogo debe atenderla de manera inmediata.

Leer más

Algunos de los factores de riesgo que pueden desencadenar un desprendimiento de retina son la predisposición familiar/personal a tener una retina débil, la miopía (altas graduaciones) y la diabetes (complicación asociada a la retinopatía diabética avanzada). Sin embargo, en personas sanas, también puede suceder como consecuencia de traumatismos oculares.

oftalmedic clinica salva retina

SÍNTOMAS

El desprendimiento de retina no causa dolor y sus síntomas son siempre visuales. Como consecuencia del funcionamiento inadecuado de la porción de retina que se ha desprendido, en una fase inicial, que es cuando se produce el desgarro, el primer síntoma apreciable que sentirá el paciente es la aparición brusca e intensa de moscas volantes o manchas oscuras que cambian de posición al mover el ojo.

Se trata de sombras que se proyectan en la retina, debido a que el gel vítreo se está filtrando a través de los primeros desgarros. La aparición en la visión de estas manchas no comporta necesariamente ningún problema, pero si ocurre de forma llamativa, es de vital importancia realizar una valoración oftalmológica de inmediato para determinar sus causas y descartar un posible caso de desgarro o agujero en la retina.

A medida que el desprendimiento de retina progrese, el paciente apreciará destellos luminosos, distorsión de las imágenes, así como un velo o tela negra que cubre una zona de su campo visual, limitando su visión periférica. En caso de padecer estos síntomas, deberá realizar una consulta urgente con el oftalmólogo.

Tratamiento

El desprendimiento de retina es una patología de atención prioritaria en oftalmología, ya que, si no se trata en sus fases iniciales, puede causar daños irreparables. Por esta razón, es preciso que el oftalmólogo evalúe el alcance de la lesión mediante una adecuada exploración para decidir el tratamiento recomendado. Éste dependerá del estado de la retina, el tiempo transcurrido desde los primeros síntomas, así como las posibles causas, entre otros factores.

En la actualidad, existen diferentes opciones quirúrgicas, dependiendo de que se trate de un desgarramiento o de un desprendimiento de retina. Lo importante es que la técnica indicada se realice lo antes posible, a fin de conseguir el mejor resultado.

Cirugía para un desgarramiento de retina

El objetivo es evitar que el desgarramiento progrese hasta un desprendimiento de retina.

  • Cirugía con láser (fotocoagulación)
    Este procedimiento consiste en fijar la retina a la pared posterior del ojo mediante la aplicación de láser alrededor de los desgarros o agujeros retinianos para cauterizar y sellar la zona afectada. De este modo, se bloquea el paso de fluidos a través del desgarramiento, impidiendo que la retina se desprenda. Esta técnica se realiza de forma ambulatoria.
  • Crioterapia
    Se cauteriza la zona alrededor del desgarramiento mediante la aplicación de frío intenso.
Desprendimiento de retina

Cirugía para un desprendimiento de retina

El objetivo es recolocar la retina en su sitio para que no pierda su capacidad de funcionamiento de manera permanente. El método para fijarla dependerá de las características del desprendimiento:

  • Retinopexia pneumática
    Se trata de una técnica ambulatoria que consiste en introducir una burbuja de gas en el interior del ojo, cuya presión permite reposicionar la retina que se ha desprendido. El gas inyectado se reabsorbe por sí solo y desaparece gradualmente.
  • Cirugía escleral
    Se colocan elementos de silicona que se suturan sobre la esclerótica, donde habitualmente se producen los desgarros que han originado el desprendimiento de retina. Este procedimiento suele combinarse con láser o frío para sellar estas roturas.
  • Vitrectomía
    Consiste en extraer el gel transparente (humor vítreo) que rellena el globo ocular para acceder a la retina y tratar los vasos anómalos que pueden ejercer una tracción sobre ella, con el riesgo de que se desgarre y produzca un desprendimiento de retina. Durante la cirugía, en algunos pacientes se inyecta una burbuja de gas, de aceite u otras sustancias en la cavidad ocular, que ayudan a mantener la retina en su lugar, favoreciendo su reparación. Es preciso realizar este procedimiento en el quirófano. Esta técnica de microcirugía ocular también requiere la aplicación de láser o frío sobre los desgarros y, ocasionalmente, puede combinarse con una cirugía escleral.

Otras patologías

DESPRENDIMIENTO DE RETINA
DESPRENDIMIENTO DE VÍTREO
MIOPÍA MAGNA
PATOLOGÍA MÁCULA
RETINOPATÍA DIABÉTICA
RETINOSIS PIGMENTARIA
OCLUSIONES VENOSAS

SUSCRÍBASE
a nuestra newsletter

Para ser el primero en conocer todas las novedades del grupo Oftalmedic Salvà y promociones exclusivas que puedan ser de su interés.