Oftalmología pediátrica
Qué es

Conjuntivitis

La conjuntivitis es la inflamación de la conjuntiva, una membrana transparente que recubre la esclera (parte blanca del ojo) y que contiene pequeños vasos sanguíneos. Cuando estos vasos se inflaman, el ojo adquiere un aspecto enrojecido.

Puede aparecer en adultos y en niños y suele evolucionar favorablemente, a menos que no se trate de la forma adecuada.

La causa de la conjuntivitis puede ser una infección bacteriana o vírica, una reacción alérgica por exposición a un agente (alérgenos) que induce hipersensibilidad en algunas personas o, también, una irritación del borde del párpado (blefaritis) a consecuencia del uso de cosméticos o del contacto con sustancias irritantes del ambiente. Cada una de estas causas da lugar a diferentes tipos de conjuntivitis: conjuntivitis infecciosa, conjuntivitis alérgica, conjuntivitis irritativa.

Leer más

Los síntomas de la conjuntivitis son muy visibles y característicos, como el enrojecimiento ocular, picor (predomina en la conjuntivitis alérgica), lagrimeo, secreciones y párpados pegados (especialmente en la conjuntivitis bacteriana). En menor medida, cuando la conjuntivitis cursa con complicaciones, puede producir sensación de cuerpo extraño dentro del ojo, mayor sensibilidad a la luz y una inflamación significativa de los párpados.

Tratamiento de la conjuntivitis

En la mayoría de los casos, la conjuntivitis en niños es leve y su tratamiento dependerá de la causa que la produce.

En la conjuntivitis vírica no existe un tratamiento específico. Por el contrario, en la conjuntivitis bacteriana se suelen prescribir colirios antibióticos. Ambos tipos de conjuntivitis son muy contagiosos, por lo que será necesario tomar medidas higiénicas básicas para evitar el contagio al resto de la familia, como no tocarse o frotarse los ojos, no compartir ningún elemento que haya estado en contacto con el ojo infectado (toallas, fundas de almohada, etc.), lavarse las manos y limpiar las secreciones. En estos casos, el niño no debe acudir al centro escolar hasta que no hayan transcurrido, al menos, 24 horas desde el inicio del tratamiento.

Si la causa de la conjuntivitis es una alergia, es probable que se deba administrar al niño un antihistamínico. También, cuando se evita la exposición al agente alérgeno que la origina, es posible que se solucione por sí sola al cabo de pocos días de evolución.

Las molestias de la conjuntivitis irritativa empiezan a remitir cuando se deja de estar en contacto con la sustancia irritante y se administra tratamiento antiinflamatorio.

Otras patologías

CATARATA CONGÉNITA
CONJUNTIVITIS
DALTONISMO
DEFECTOS REFRACTIVOS
ESTRABISMO
GLAUCOMA CONGÉNITO
OJO VAGO
PTOSIS PALPEBRAL

SUSCRÍBASE
a nuestra newsletter

Para ser el primero en conocer todas las novedades del grupo Oftalmedic Salvà y promociones exclusivas que puedan ser de su interés.