Cirugía refractiva

¿Qué es la hipermetropía?

La hipermetropía es un defecto de la refracción que provoca una visión borrosa e incómoda de objetos próximos (y, en ocasiones, también de lejanos). Al contrario de la miopía, las imágenes se enfocan por detrás de la retina y no, directamente sobre ella.

Las personas que padecen hipermetropía se caracterizan por alteraciones en las diferentes estructuras del ojo como su curvatura corneal, la potencia óptica de su cristalino (escasa potencia) o el tamaño de su globo ocular (longitud menor de lo normal).

Al igual que la miopía, la hipermetropía tiene un importante componente hereditario.

La hipermetropía afecta al 30% de los españoles y se presenta hasta en el 70% de los recién nacidos.

OJO NORMAL

HIPERMETROPÍA

La hipermetropía en las diferentes edades

INFANCIA

La hipermetropía afecta a la mayoría de los recién nacidos, ya que sus ojos no están desarrollados por completo todavía.

LEER MÁS

Sin embargo, esta anomalía visual tiende a corregirse de forma natural, a medida que el niño crece, ya que su ojo tiene una gran capacidad de acomodación y logra compensar la mala visión de cerca.

Cuando el problema persiste y no se corrige de forma adecuada, pueden desencadenarse otras alteraciones visuales, como ojo vago o estrabismo.

Aunque la hipermetropía no se puede prevenir, es aconsejable realizar una revisión oftalmológica completa a partir de los 3-4 años para detectar o descartar cualquier alteración visual todavía latente. Si se tienen antecedentes familiares o existe algún síntoma previo, se recomienda realizar dicha revisión antes de esta edad.

ADOLESCENCIA

Los jóvenes con hipermetropía y baja graduación no la suelen manifestar ya que la compensan a través del esfuerzo de acomodación.

EDAD ADULTA

En los adultos mayores de 40 años, la hipermetropía puede confundirse con la presbicia o vista cansada.

Sin embargo, esta anomalía visual tiende a corregirse de forma natural, a medida que el niño crece, ya que su ojo tiene una gran capacidad de acomodación y logra compensar la mala visión de cerca.

Cuando el problema persiste y no se corrige de forma adecuada, pueden desencadenarse otras alteraciones visuales, como ojo vago o estrabismo.

Aunque la hipermetropía no se puede prevenir, es aconsejable realizar una revisión oftalmológica completa a partir de los 3-4 años para detectar o descartar cualquier alteración visual todavía latente. Si se tienen antecedentes familiares o existe algún síntoma previo, se recomienda realizar dicha revisión antes de esta edad.

Síntomas de la hipermetropía

El principal síntoma de la hipermetropía es una mala visión de cerca. Si la hipermetropía es baja, el paciente verá bien de lejos, aunque su esfuerzo de enfoque o acomodación será mayor. Esto puede provocar otros síntomas como dolor de cabeza y fatiga visual.

En muchos casos, no se notan sus efectos hasta que, a partir de los 40 años, la capacidad de acomodación se va reduciendo.

SUSCRÍBASE

a nuestra newsletter

Para ser el primero en conocer todas las novedades del grupo Oftalmedic Salvà y promociones exclusivas que puedan ser de su interés.