Cirugía refractiva

Preguntas frecuentes sobre CIRUGÍA REFRACTIVA

Queremos dar respuesta a las preguntas más frecuentes que nos plantean nuestros pacientes sobre los defectos de refracción que padecen y sobre las técnicas quirúrgicas que ponemos a su disposición para corregirlos.

SOBRE LA MIOPÍA, HIPERMETROPÍA Y ASTIGMATISMO

1) ¿A qué se debe la miopía?

Las personas que padecen miopía se caracterizan por alteraciones en las diferentes estructuras del ojo como su curvatura corneal, la potencia óptica de su cristalino (excesiva potencia) o el tamaño de su globo ocular (excesiva longitud).

2) ¿Cuáles son los síntomas de la miopía?

El principal síntoma del paciente con miopía es que tiene una mala visión de lejos y, sin embargo, una óptima visión de cerca. Otros síntomas que puede sufrir son fatiga visual, dolor de cabeza, dificultad para concentrarse, sequedad/picor permanente de los ojos, etc.

3) ¿Cuándo puede aparecer y cuándo se detiene la miopía?

Los síntomas de la miopía pueden presentarse desde edades tempranas, aunque los adultos también pueden padecer miopía. La miopía tiende a estabilizarse a partir de los 20 años, dependiendo de cada caso.

Ver más preguntas

4)    ¿De qué manera se puede corregir la miopía?

Actualmente, en Oftalmedic Salvà disponemos de dos tipos de técnicas como alternativa a las gafas o lentillas: la cirugía con láser excímer y el implante de lentes intraoculares, también conocidas como lentes ICL.

En una primera consulta preoperatoria, el oftalmólogo estudiará su caso de forma personalizada para determinar el procedimiento o técnica láser más adecuado a su situación y necesidades.

5)    ¿La miopía se hereda?

La miopía tiene un importante componente hereditario, aunque puede aparecer en personas sin historial familiar.

6)    ¿A qué se debe la hipermetropía?

Las personas que padecen hipermetropía se caracterizan por alteraciones en las diferentes estructuras del ojo como su curvatura corneal, la potencia óptica de su cristalino (escasa potencia) o el tamaño de su globo ocular (longitud menor de lo normal).

7)    ¿Cuáles son los síntomas de la hipermetropía?

El principal síntoma de la hipermetropía es una mala visión de cerca. Si la hipermetropía es baja, el paciente verá bien de lejos, aunque su esfuerzo de enfoque o acomodación será mayor. Esto puede provocar otros síntomas como dolor de cabeza y fatiga visual.

8)    ¿Cuándo puede aparecer la hipermetropía?

La hipermetropía afecta a la mayoría de los recién nacidos, ya que sus ojos no están desarrollados por completo todavía. Durante la adolescencia, los jóvenes con hipermetropía y baja graduación no suelen manifestar problemas de agudeza visual ya que la compensan a través del esfuerzo de acomodación. En los adultos mayores de 40 años, la hipermetropía puede confundirse con la presbicia o vista cansada.

9)    ¿De qué manera se puede corregir la hipermetropía?

En el caso de los recién nacidos, esta anomalía visual tiende a corregirse de forma natural, a medida que el niño crece.

En el caso de adultos que quieran prescindir de sus gafas o lentillas, disponemos de dos tipos de técnicas para corregir su hipermetropía: la cirugía con láser excímer y el implante de lentes intraoculares, también conocidas como lentes ICL.

10) Además de hipermetropía, ¿puedo padecer otro problema de refracción?

Sí. Es posible que la hipermetropía lleve asociadas otras anomalías visuales como el astigmatismo y/o la presbicia. Por el contrario, no es posible que una persona padezca a la vez hipermetropía y miopía.

11) ¿A qué se debe el astigmatismo?

Las personas que padecen astigmatismo se caracterizan por alteraciones en su curvatura corneal, es decir, su córnea presenta una curvatura irregular, en lugar de ser simétrica.

12) ¿Cuáles son los síntomas del astigmatismo?

Los síntomas que el paciente puede percibir son diferentes según su edad, tipo de astigmatismo o graduación. El principal síntoma del astigmatismo es una visión borrosa y distorsionada de los objetos cercanos y lejanos, así como la dificultad de percibir pequeños detalles a todas las distancias.

13) ¿Cómo puedo saber que tengo astigmatismo?

En los casos leves es posible no detectar ninguna señal de astigmatismo. Si hablamos de niños, es conveniente prestar una especial atención a su calidad visual mediante una revisión oftalmológica completa a partir de los 3-4 años, ya que un astigmatismo sin corregir podría provocar un problema de ojo vago.

14) Además de astigmatismo, ¿puedo padecer otro problema de refracción?

Sí, ya que el astigmatismo no siempre se presenta de forma aislada. Es bastante frecuente que vaya asociado a la miopía o hipermetropía.

15) ¿Cómo prevenir el astigmatismo?

El astigmatismo es el tercer problema visual más común entre los españoles (por detrás de la miopía y la vista cansada). A pesar de su elevada incidencia en la población, no es posible prevenir su aparición. Por ello, es recomendable realizar revisiones oftalmológicas periódicas para detectarlo o descartarlo a tiempo.

SOBRE LA CIRUGÍA REFRACTIVA LÁSER

1) ¿Qué aspectos influyen para ser candidato a la cirugía láser?

La edad del paciente, las características morfológicas de su córnea o la graduación actual son algunos de los factores que analizamos para determinar si es candidato a la cirugía láser.

2) ¿Qué ocurre si no soy apto para la cirugía láser?

El hecho de no tener estabilizada su graduación durante un año como mínimo, la morfología de su córnea o determinadas patologías de retina son casos que desaconsejan la operación con láser. En su estudio preoperatorio personalizado le orientarán sobre la alternativa a este procedimiento más adecuada en su caso.

3) ¿Puedo someterme a este procedimiento si tengo más de 40 años?

Tenga en cuenta que, a partir de los 40 años, comienzan a aparecer los primeros síntomas de la presbicia. Por ello, en el caso de que quiera solucionarla en el mismo procedimiento a la vez que otro defecto refractivo, se estudiará la opción de implantar una lente intraocular que corrija la visión cercana y lejana.

Ver más preguntas

4)    ¿En qué consiste la intervención?

A través de un láser extremadamente preciso se moldea la córnea con tal de eliminar el defecto que causa la ametropía, de modo seguro. Disponemos de una opción premium gracias a la tecnología láser femtosegundo que permite realizar este procedimiento de forma 100% láser, sin bisturí ni pinchazos.

5)    Si tengo una miopía muy alta, ¿me puedo operar con láser?

A fin de evitar el excesivo moldeado de la córnea, que sería necesario para la alta graduación de su miopía, se valorará como solución el implante de lentes intraoculares. Esta técnica no sustituye al tratamiento láser, pero ofrece una posibilidad cuando el paciente no es apto para el láser.

6)    ¿Cuánto tiempo dura la intervención?

El procedimiento dura tan solo unos minutos y se realiza de forma ambulatoria, de modo que el mismo día el paciente puede regresar a su casa por su propio pie.

7)    ¿Es doloroso el procedimiento?

No, ya que previamente se aplica anestesia tópica (en forma de gotas) y, por tanto, el paciente no siente ningún tipo de dolor.

8)    Tras el tratamiento, ¿cuándo podré ver bien?

En 24-48 horas, por lo general, el paciente experimenta una recuperación de su calidad visual prácticamente inmediata.

9)    ¿Cómo es la recuperación posoperatoria?

Para la reincorporación laboral se aconseja esperar una semana, aunque, si es necesario, es posible hacerlo en un par de días. Por el contrario, si se practica algún deporte de contacto, lo más conveniente es esperar cerca de un mes. En cuanto a las actividades cotidianas, se pueden retomar inmediatamente tras la intervención, aunque dependerá de la comodidad del paciente.

10) ¿Es posible que aumente mi defecto refractivo tras la intervención?

Si la graduación ya era estable en el momento de la intervención, no tiene por qué seguir aumentando, al menos en los primeros 10 años (sí pueden desarrollarse defectos paralelos como la vista cansada). Sin embargo, si el defecto refractivo hubiera proseguido su evolución en el momento de la intervención, es probable que siga avanzando. Por esta razón, recomendamos que el paciente espere a que su problema de refracción se haya estabilizado para ser intervenido.

SOBRE LAS LENTES ICL

1) ¿Qué son las lentes ICL?

Estas lentes, también conocidas como lentes fáquicas, sirven para corregir la miopía, hipermetropía o astigmatismo, así como varias anomalías en el mismo procedimiento. Se caracterizan por su alta compatibilidad con los tejidos naturales del ojo y adaptabilidad, debido al material con el que se fabrican (el colámero, que es flexible y suave). Están personalizadas para cada ojo y cada persona y ofrecen un amplio rango de graduaciones.

2) ¿Cómo funcionan las lentes ICL?

Se trata de unas lentes que se colocan dentro del ojo, encima del cristalino, cuyo funcionamiento es similar a una lente de contacto.

3) ¿En qué casos se utilizan las lentes ICL?

Las lentes ICL se han consolidado como una opción recomendable en pacientes que todavía no han desarrollado vista cansada (sobre todo, jóvenes entre 20 y 40 años) o en los que, por las características de su ojo, tienen una elevada graduación o un espesor corneal inadecuado para este tipo de intervención.

Ver más preguntas

4)    ¿Qué ventajas ofrecen?

El implante de lentes ICL es una cirugía ambulatoria, de corta duración, indolora y que ofrece una rápida recuperación de la calidad visual al paciente. Además, el procedimiento es reversible, ya que no altera ninguna estructura del ojo.

5)    ¿En qué se diferencia esta técnica del láser excímer?

Para implantar las lentes ICL no es necesario moldear la córnea ni quitar el cristalino, sino que, simplemente, las lentes se colocan encima de éste. Así, se consigue corregir todos los defectos de graduación y preservar a la vez estas dos estructuras (cristalino y córnea) para un futuro.